1

CUATRO ESCALERAS

Francisco Garzón Céspedes 

CIELO SIN CÓDIGO 

El cielo.

El cielo tan deshecho.

El cielo tan deshecho como rompecabezas.

El cielo tan deshecho como rompecabezas sin código.

El cielo tan deshecho como rompecabezas sin código de posibles.

 

EL MAR SIN SOL 

El mar.

El mar agua rota.

El mar agua rota sin sal.

El mar agua rota sin sal ni marea.

El mar agua rota sin sal ni marea ni peces.

El mar agua rota sin sal ni marea ni peces ni algas.

El mar agua rota sin sal ni marea ni peces ni algas ni sombra.

El mar agua rota sin sal ni marea ni peces ni algas ni sombra de sol. 

EL AMOR INCOMPLETO 

El amor cifrado.

El amor cifrado como sueño incompleto.

El amor cifrado como sueño incompleto, aguja sin hebra.

El amor cifrado como sueño incompleto, aguja sin hebra, fuego sin brillo.

El amor cifrado como sueño incompleto, aguja sin hebra, fuego sin brillo, un “nosotros” desasido. 

DESPAREJA 

Él y ella.

Él y ella, uno contra otro.

Él y ella, uno contra otro, cabezas ya cercenadas.

Él y ella, uno contra otro, cabezas ya cercenadas, discuten cómo guillotinarse.

 

 

1 Textos inéditos del autor. Escalera: Forma inventada por Garzón Céspedes a partir de su trabajo con la reiteración –quehacer sobre todo que ha llevado a cabo desde la oralidad escénica–. Su propuesta indica: Para crear una escalera se elige de inicio un número específico e inalterable de palabras, dos, tres (una incluso)… y lo escrito en el primer escalón se reitera en el segundo, añadiendo a continuación igual número de palabras; condición importante, determinada por el creador de esta forma, es que lo que expresa cada escalón debe tener sentido en sí mismo del primero (en especial cuando es inicialmente más de una palabra) al último escalón. La escalera puede ser creada de manera poética o narrativa, puede describir o argumentar… José Víctor Martínez Gil al conocer la escalera como forma, la pensó como “escalabra” (de “escalera” o “escala” y “palabra”), sin duda un excepcional juego de vocablos. Mantener la denominación de escalera tiene que ver con la tendencia a nombrar las formas de modos explícitos, pero Garzón Céspedes ha deseado que mediante esta nota se conozca la sugerencia de Martínez Gil, como alternativa ingeniosa, por lo mucho que convoca el término de “escalabra”. La cuarta escalera es inédita, mientras que las tres primeras aparecieron en Garzón Céspedes, Francisco, Microficción / Microtextos: 50 formas literarias, Ediciones COMOARTES, Los Cuadernos de las Gaviotas 17, México D. F., México / Madrid, España 2011.

 

 

 

 

Esta edición limitada, firmada y numerada a mano ha sido realizada

por Ediciones COMOARTES, CIINOE/COMOARTES S. L. (ciinoe@hotmail.com)

en su Colección “Gaviotas de azogue” / 136, Junio de 2011, Madrid, España.

Se autoriza la difusión sin fines comerciales por cualquier medio. Este ejemplar es el número: ____