Saltar a la navegación | Saltar a los contenidos

Rehabilitación del Teatro Cervantes de Tánger - Baile de Civilizaciones


Está en:

Rehabilitación del Teatro Cervantes de Tánger

La historia establece que el Mediterráneo siempre ha mostrado dos realidades: dos orillas; pero nunca ha ocultado la potencialidad de formar un circulo físico y humano; una circunferencia virtual, que tiende a no hacerse patente a causa de la tensión específica entre diversos puntos de discontinuidad. La Fundación nace con una idea: el nexo de unión entre las ciudades son los espacios públicos, las plazas y los teatros. Por tanto, hemos elegido en primer lugar el Gran Teatro Cervantes de Tánger. En el teatro se hablan todos los lenguajes, está la luz, el sonido, el color, la palabra... están las siete artes concentradas y por eso es todo un símbolo.

Estrellita CastroEl Gran Teatro Cervantes de Tánger fue inaugurado en 1913, convirtiéndose en el teatro más grande y conocido del norte de África. Su construcción comenzó en 1911 y tiene un aforo de 1.400 butacas. En su época dorada se representaron obras como Otelo, de Shakespeare, o Saladino, de Nagib Hadded, organizada por la compañía El Haded, formada por jóvenes artistas musulmanes de la ciudad, que atrajo a figuras de la talla de Enrico Caruso, Estrellita Castro, Carmen Sevilla, Imperio Argentina, Antonio Machín, Manolo Caracol, Lola Flores, Pepe Marchena o Juanito Valderrama. Encierra un pasado digno de admirar tanto por la belleza arquitectónica que un día poseyó como por la cantidad de artistas nacionales e internacionales de renombre que pasaron por allí. Este pasado brillante es el que ha impulsado a la Fundación a buscar su rehabilitación total y la de su entorno.

Teatro Cervantes de Tánger, detalle de la fachadaHoy, los jardines, las escaleras que abrazan el edificio, sus distintos espacios en diversos niveles, no son lo que un día fueron. Ahora no sólo están destruidos, sino que dejaron de ser el punto de encuentro de ciudadanos de nacionalidades diversas, que encontraban en las expresiones culturales que ahí se presentaban un punto de unión y coincidencias que en la actualidad se buscan rescatar.

Los primeros pasos para su restauración se dieron hace cinco años, en 2006, cuando el Ministerio de Cultura de España y de Marruecos firmaron un convenio para destinarlo a usos culturales. Gracias a esto el edificio continúa en pie. No obstante, actualmente sigue abandonado y habitado de manera eventual por personas sin hogar, que hacen a la vez de guardianes improvisados del mismo. Observar en total abandono y semiderruido el que fuera un icono de la cultura hispánica, produce un sentimiento de nostalgia y extrañeza. Y es que, a pesar de que el Gobierno español se comprometió a restaurarlo, el proyecto no ha podido concretarse. Ahora, la Fundación Baile de Civilizaciones se ha interesado en participar en su restauración.

La Fundación Baile de Civilizaciones tiene una pretensión muy inmediata: obtener permiso del Reino de Marruecos para poder recuperar el Gran Teatro Cervantes de Tánger. La estratégica ubicación de esta ciudad del norte de Marruecos añade interés a este propósito cultural, ya que fue ahí donde años atrás se produjo un entendimiento entre las tres culturas que, de rescatarse, podría recomponer la paz en los tiempos modernos.

Hay que dejar atrás prejuicios históricos, ideas colonizadoras o recuerdos humillantes. Debemos compartir e impulsar esta propuesta de manera que el teatro se convierta en espacio de comunicación, de representación y, en definitiva, espacio de conexión íntima y personal, en el que nuestros nombres sean los de aquellos que pretenden vivir en activa armonía con todos los seres humanos.



Baile de Civilizaciones. Todos los derechos reservados.

Menú de Información

Enlaces

Esta Web la hacemos posible