PROYECTO DE INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA ERMITA (NECRÓPOLIS) DE SANTA ANA (ALBACETE)

- SEGUNDA FASE -

  Abril de 2010

La  diferencia entre el hombre y un hombre es la misma que hay entre la cultura y una cultura: nuestra sociedad está formada por los que estamos, los que han estado y los que van a venir. Y por eso todos somos parte del pasado, del presente y del futuro, y la pérdida de lo que hoy es nuestro legado histórico o de nuestro entorno natural nos colocará en una difícil situación para afrontar el mañana. Creo que fue L. Leakey quien dijo que el hombre era la única especie capaz de programar su futuro. Para ello necesitamos antes de nada construir entre todos una sociedad culta, receptiva, sensible y responsable ante el Patrimonio Natural y Cultural que ha recibido."

  

Alfonso Moure Romanillo

                                                                        Las raíces del futuro. Arqueología, patrimonio arqueológico y sociedad actual.

Cátedra Cantabria 92

 

  0.Introducción                                                                                                                                                     

 La mejora del nivel de vida en los países desarrollados a partir de los años sesenta se ha traducido, entre otras cosas, en un acceso generalizado de la población a la educación, incluso universitaria. De allí que la mejora generalizada de los niveles de formación entre la población haya terminado por conceder al componte cultural un mayor peso específico. Proceso que ha coincidido con la toma de conciencia por parte de la Administración y de los ciudadanos sobre la necesidad de conservar el Patrimonio Cultural. 

La consecuencia de este proceso de confluencia ha sido una mayor preocupación por parte de la Administración (estatal, autonómica y local) quien, no sólo, ha generado leyes propias destinadas a proteger, acrecentar y transmitir nuestro Patrimonio Histórico (que tienen su principal referente en la Ley 16/85 del Patrimonio Histórico Español), sino que, en muchos casos, ha realizado esfuerzos  por poner en valor unos recursos culturales que se han convertido en la piedra angular de ambiciosos proyectos de dinamización de las economías locales, tal y cómo ocurre en el caso de Parques Arqueológicos.

 Sin embargo y a pesar de que España es uno de los países con mayor cantidad y calidad de patrimonio cultural catalogado del mundo y quizás, a la vez, en el que coinciden una mayor diversidad y autenticidad de recursos, resulta sintomático, que al mismo tiempo, es uno de los países desarrollados que menos partido obtiene de semejante potencial.

 Es evidente que, a pesar de los esfuerzos, la Administración no dispone de los recursos necesarios para difundir, proteger y acrecentar nuestro Patrimonio Histórico, asistiendo a un proceso de pérdida y desaprovechamiento de nuestros recursos culturales, a lo que habría que añadir la falta de recursos económicos, materiales y humanos. Por ello, se hace necesario redefinir nuevas fórmulas de actuación destinadas a difundir, proteger y estudiar nuestro Patrimonio Histórico. Fórmulas, que creemos, deben proceder del apoyo de la Administración a la iniciativa privada, y que han sido establecidas a partir de la Ley 50/2002 de Fundaciones y la Ley 49/2002 de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. Con ello pretendemos obtener ventajas y beneficios, no sólo para la sociedad y el patrimonio, sino también para la Administración y para las propias entidades privadas, que en definitiva son quienes fomentan e invierten en nuestro Patrimonio Cultural.

 Los resultados de aplicar este modelo, realizado con éxito en otras ocasiones son:

 

  • Mejora del Patrimonio Cultural, ya que se establecen programas y recursos para su protección, puesta en valor, difusión, estudio y conservación.

 

  • Ventajas para la sociedad, pues se pone en valor su Patrimonio Cultural y con ello se potencian las economías locales y el desarrollo social.

 

  • Beneficios para la Administración, quien no tiene que hacer grandes esfuerzos económicos para mantener, proteger y difundir el Patrimonio.

 

  • Ventajas para las entidades privadas que, por medio de sus fundaciones, obtienen beneficios fiscales, reconocimiento y rentabilidad social que se traduce en prestigio y mejora de su imagen corporativa.

 

1.-Antecedentes  

El Proyecto de intervención arqueológica en la ermita de Santa Ana (Albacete) ha tenido una primera fase de actuación desarrollada en los meses de abril a junio del año 2007. Dicho proyecto, fue concebido como una primera evaluación al potencial histórico del emplazamiento a estudio, contando con el aval científico de Dña. Rubí Sanz (Directora del Museo Arqueológico Nacional), Dña. Blanca Gamo (Directora del Museo de Albacete) y D. Ángel Fuentes (Profesor Titular de la Universidad Autónoma de Madrid), así como con el apoyo institucional de la Dirección General de Patrimonio Cultural de Castilla La Mancha, del Excmo. Ayuntamiento de Albacete, y del Ayuntamiento pedáneo de Santa Ana (Albacete).

 La ermita de Santa Ana

 La Ermita de Santa Ana posee una planta irregular situada en la trama urbana de Santa Ana de Arriba (Albacete), que presenta inmuebles adosados a uno de sus lados, mientras que los demás se encuentran exentos y dan lugar a terrenos públicos, con un vallado que los separaba de las áreas de cultivo de titularidad privada.

En el año 1994 se procedió a la rehabilitación de la Ermita de Santa Ana, ya que se encontraba en una situación muy deteriorada, no sólo por el tiempo sino también por los diferentes usos que ha recibido, tales como granero o molino. Las obras fueron encaminadas a la sustitución de pavimentos, repiqueteado y pintado de su fachada interior y a la mejora del sistema eléctrico.

 Durante los trabajos de acondicionamiento se descubrieron in situ, en el interior de la ermita, un lienzo de sillares dispuestos en opus cuadratum, plinto, faja inversa, cima reversa inversa y dos sillares conservados, tratándose, todo ello, de un muro que ha servido de base al de la ermita actual. Además dicho muro sirve de apoyo para un arco gótico de ladrillo que correspondería a la primitiva ermita. También se documentó un arco de arenisca que pertenecía a una puerta cegada y que estaba situado en la pared de la ermita. En el exterior se hallaron elementos reutilizados, posiblemente romanos, que formaban parte del muro exterior del edificio, además de cuatro sillares situados en la base y dispuestos dos a dos indicando una posible entrada, hoy oculta. Además de estos hallazgos, destacaríamos la presencia de restos óseos humanos en las proximidades de la entrada, según relato de aquellos que intervinieron en la rehabilitación.

 Con toso ello, en el año 2000 son publicadas las Actas del II Congreso de Historia de Albacete, donde se da a conocer una comunicación presentada por Lorenzo Abad Casal, Juan M. Abascal y Rubí Sanz Gamo, con el título "Monumentos Funerarios Romanos de Época Romana en la Provincia de Albacete". En dicha comunicación se abordan los restos encontrados en la Ermita de Santa Ana, identificándose, con lo que en época romana fue una torre funeraria y de la que actualmente se encuentra lo que serían restos de un basamento, datados en el siglo I después de Cristo.

 Intervención arqueológica: Fase I (2007)

             La intervención arqueológica, realizada mediante la ejecución de cinco sondeos valorativos, permitió la posibilidad de documentar parcialmente un monumento funerario turriforme de cronología romana, al estilo de los ya conocidos en Daimuz (Valencia) o Villajoyosa (Alicante), con una planta de cinco por cinco metros y circundado por un perímetro de muralla con sillares de más de dos metros de largo, lo que le otorga unas características excepcionales, además de estar ubicado en una posición privilegiada (cercana a vías de comunicación).

 Igualmente, se descubrió parte de la posible abadía medieval (vinculada a una orden militar-religiosa); la cripta o galería que discurre por debajo del monumento, el pasillo con un suelo compuesto por cantos rodados y argamasa (situado alrededor del monumento y roto por la galería), una puerta cegada en la pared de la ermita que da lugar al anterior pasillo y una puerta cegada (debajo del muro que rodearía al monumento)  utilizada en época medieval.

 Sondeos arqueológicos valorativos realizados en 2007

 2.justificación                                                                                                                                                                                     

 

             El Proyecto de intervención arqueológica Ermita de Santa Ana (Albacete) Segunda Fase es una propuesta de ayuda financiera a un proyecto de desarrollo cultural, cuyo objetivo principal es el de favorecer, recuperar y preservar el Patrimonio Histórico y Cultural de la provincia de Albacete. 

El conocimiento y la preservación de nuestro Patrimonio son elementos esenciales que se debe apoyar sobre tres pilares, el primero es el de proteger los bienes conocidos y los espacios donde se presuma su presencia, utilizando los mecanismos establecidos por la Ley 16/1985 de Patrimonio Histórico Español; el segundo, evitar en su origen las afecciones sobre los bienes arqueológicos; y el tercero, fomentar el disfrute del patrimonio, como forma de asegurar y garantizar el acceso a la cultura y, por consiguiente, el enriquecimiento de la sensibilidad y el libre desarrollo de la personalidad de los ciudadanos.

 Basándonos en estos principios como principal legado y herencia a las generaciones venideras, al igual que preservar y comprender las raíces culturales locales, proponemos la arqueología como instrumento para todos estos fines.

             La importancia del yacimiento arqueológico y su estudio, hacen necesaria una nueva intervención que pueda, por un lado, proporcionar un aumento del conocimiento (muy sesgado por la metodología empleada en la Fase I), facilitar la preservación del enclave, posibilitar su difusión, y por su puesto, capacitarlo para su disfrute por parte de los ciudadanos.

           3.- Objetivo General 

El Proyecto en su extensión pretende:

 

  • Investigar un yacimiento arqueológico, el cual ante la certeza y la importancia de los elementos allí encontrados (Monumento Turriforme Romano), requiere un estudio más amplio para su mayor conocimiento y documentación.
  • Interpretar, mediante el sistema de registro arqueológico, las distintas fases de ocupación cultural que se presentaron en el enclave, para así poder comprender la secuencia evolutiva e histórica.
  • Conservar, un edificio histórico singular y excepcional, evitando el deterioro y abandono
  • Contribuir al fomento del conocimiento, la conservación y la difusión del Patrimonio Cultural como herramienta para el fortalecimiento de la memoria social y de la identidad colectiva.

 

  • Difundir y divulgar los trabajos desarrollados y realizados, para su conocimiento, y convertirlo en un referente de la etapa Romana en la Provincia de Albacete.

 

  • Promover por parte de otras fundaciones, el desarrollo de trabajos similares, que ayuden a enriquecer el conocimiento de nuestra historia.
  • Fomentar el interés por la cultura entre los propios ciudadanos de la zona, y hacerlos partícipes de los trabajos desarrollados.
  • Registrar en nuestro Patrimonio Cultural un monumento hasta ahora desconocido, para que alcance notoriedad e importancia.

4.- Bases Históricas y Culturales 

El Mundo Romano, cuna de la cultura mediterránea

 

            En época prerromana, el territorio que hoy comprende la provincia de Albacete, estaba habitado por diferentes pueblos Ibéricos (oretanos, bastetanos y contestanos principalmente) que se extendían más allá de los actuales límites de la provincia. 

 

            Todos estos pueblos que habitaban la zona Central, pasaron a formar parte de la órbita romana, comenzando a partir del s. II a.C., la conquista de la Meseta motivada por factores fundamentalmente económicos (El Mare Nostrum como vía de cultura y comercio). Tras unos cuantos años de luchas que comienzan en el 195 con las campañas de Catón, quedó definitivamente conquistada por T. S. Graco en el 179 a.C., ensanchando con ello los límites de la Citerior. Posteriormente, la zona se vio afectada por las Guerras Celtiberolusitanas y por las campañas de Sertorio.

 

            Durante estos años finales de la República, esta zona quedó dentro de la administración romana, incorporada a la provincia Citerior. Tras la reforma administrativa efectuada por Augusto, formó parte de la provincia Tarraconense adscribiéndose al Conventus Cartaginensis cuya capital era Carthago Nova, sin posteriores cambios.

 

Las vías de comunicación, potenciadas por el mundo romano como base de su conquista y dominación, se apoyan en vías anteriores, como es el caso de la vía Heraklea o Augustea, que se convirtió en el cruce de caminos y culturas mediterráneas.

 A partir de ahí, la provincia de Albacete  adquirió una enorme importancia en la administración romana, por su situación geográfica, apareciendo ciudades que adquirieron relevancia, caso de Libisosa (Lezuza), Saltigi (Chinchilla de Monte-Aragón), Illinum (Hellín) o Egelasta (Iniesta). Junto a ello, y tal como hoy conocemos, necrópolis notables, como Hoya de Santa Ana, Eras de Ontur y Tolmo de Minateda

 

5.-Actuaciones Planteadas

                                                                                                                                                                                                      Excavación

arqueológica en la zona contigua a la ermita.

 

La primera fase de intervención arqueológica desarrollada en 2007, sacó a la luz elementos históricos de notable importancia (monumento funerario romano y abadía), pero por las características del sistema empleado (sondeos valorativos) se quedaron planteados numerosos interrogantes; una excavación en área ofrecería una visión contextual más certera.

 

Se pretende por tanto, abordar una excavación arqueológica con método estratigráfico, de aproximadamente de 100 m2, que certifique y documente con rigor las estructuras y elementos existentes y su adscripción a las distintas etapas cronológicas de ocupación de la zona (romana, medieval y moderna).

 Ubicación de la zona de intervención

 

La intervención arqueológica se fundamentará en la metodología de excavaciones arqueológicas en área, aplicándose el sistema de excavación basado en el método estratigráfico sistematizado por E. Harris. Deberán reconocerse la totalidad de las unidades estratigráficas, sean estas de origen natural o artificial, negativas o positivas, excavándose de más moderna a más antigua, realizándose la planimetría y documentación fotográfica, así como el registro en las fichas normalizadas de unidad estratigráfica (Ficha de U.E.), compiladas durante el proceso de excavación.

 

Se procederá a la elaboración del correspondiente diagrama estratigráfico en el que se presentará la secuencia cronológica de las diferentes unidades. El proceso final de periodización cronológica se elaborará a partir de la documentación generada por  las estructuras y los propios materiales. Igualmente se efectuará la planimetría del área, para georeferenciar los restos arqueológicos mediante coordenadas UTM, que tendrán la finalidad de generar una planta definitiva del yacimiento y referenciarlo en el espacio, para que pueda acoplarse en cualquier cartografía al uso. Posteriormente se procederá al análisis, estudio y elaboración de una memoria con los resultados obtenidos.

 

            Es interesante mencionar la aplicación de la arqueología viva, cuyo término responde a la necesidad de difundir y poner en valor nuestro patrimonio mediante la visita a las excavaciones arqueológicas, en el mismo momento que se están produciendo. Con ello, la excavación en sí misma se utiliza como reclamo para la visita y se muestra al público en qué consiste la actividad, el proceso y la metodología arqueológica.

 

 

Adecuación del espacio excavado

 

El proyecto está concebido para el acondicionamiento del espacio excavado, quedando el mismo delimitado y protegido, con la posibilidad de carteles informativos para comprensión de lo documentado.

 

Verificación de estructura de ermita y eliminación de humedades

 

Con motivo del movimiento de tierras y rebaje del nivel del suelo será necesaria la comprobación de la estabilidad de la estructura de la ermita y eliminación de las posibles humedades surgidas por la fase de excavación arqueológica, para que estas labores no afecten al edificio usado para culto asiduamente.

 

 

6.- Marco Legal en las entidades sin ánimo de lucro

 

La publicación y entrada en vigor de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de los Incentivos Fiscales al Mecenazgo, cerró una larga etapa de la evolución del ordenamiento tributario español, en el tratamiento de este tipo de entidades, que se había iniciado en 1979, con la entrada en vigor de la Ley 61/1978, de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades.  

 

Las fundaciones son por tanto, entidades que cumpliendo los requisitos establecidos por la Ley 49/2002, persiguen fines de interés general y destinan a su realización sus rentas o ingresos.

 

El Régimen Fiscal de las Donaciones, Patrocinios, Mecenazgo y Convenios de colaboración empresarial se basan en la siguiente legislación:

 

 

Las tipología de las aportaciones que pueden dar derecho a desgravaciones fiscales vienen establecidas en el artículo 17 de la Ley 49/2002, de 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo.

También darán lugar a desgravación fiscal:

 

 7.- Presupuesto Arqueológico: Excavación área adyacente a la ermita

 

 

•(A)   TRABAJO DE CAMPO: EXCAVACIÓN

 

Concepto                    Unidades                    Días                 Importe/día               Total

Arqueólogo Director              1                      30                    180,00 €/día               5.400,00 €

Arqueólogo Técnico               1                      30                    150,00 €/día               4.500,00 €

Peones[i]                                   3                      30                               ---                                ---

 

 

                                                                             SUBTOTAL (A)            9.900,00 €

 

•(B)   TRABAJO INVESTIGACIÓN: MEMORIA

 

Concepto                    Unidades                    Días                 Importe/día               Total

Arqueólogo Director              1                      15                    180,00 €/día               2.700,00 €

 

 

                                                                           SUBTOTAL (B)            2.700,00 €

 

 

 

 

                                                      SUBTOTAL (A) + SUBTOTAL (B)         12.600,00 €

                                                      I.V.A. (16%)                                        2.016,00

 

                                                        TOTAL           ...............            14.616,00 €