Es el conjunto de acciones ejercidas por una persona que inciden en la vida de una comunidad y que requieren un espacio público (lugares de ciudadanía) en el que las personas interactúan de forma activa, respetuosa y en defensa de los valores y los principios de libertad, pluralismo, Derechos Humanos y Estado de Derecho. El resultado de esa interacción hace posible la Cultura de Paz, la convivencia democrática y la conciliación de diversidad de identidades.