En el centro de Tánger, al otro lado del estrecho, apenas se ven inmigrantes subsaharianos. Están en otros lados pero no en la medina, ni en los parques ni sesteando en el puerto. Tampoco empleados en las cafeterías ni en las muchas obras dispersas de la ciudad. Se les puede ver en las puertas de algún mercado, de la iglesia católica o en el gueto periférico de Boukhalef, pero en grupos reducidos, sin molestar. Desde el mirador Borj Dar el-Baraoud de Tánger, en los días normales, aparece Tarifa ahí en...

Ver más

http://actualidades.es/noticias/inmigrantes-y-vecinos-de-tanger-aseguran-que-ninguna-valla-frenara-sus-suenos