Hoy, 23f, los españoles tenemos la  experiencia vivida, recordada o contada del intento golpista para segarnos la voz y la palabra. Un grupo de Guardias Civiles, al mando de un señor que deslucía el apellido Tejero, asaltó el 23 de Febrero de 1981 el Congreso de los Diputados de España.

28 años después, siendo yo Diputado a Cortes, precisamente el 23 de Febrero de 2009, un grupo de amigas y amigos, José Monleón, José Montoya, Celia Zafra, Alba Pérez  Rojo, Francisco Martos, Farid Bentría, José Ríos, Jesús González y Pérez Castell (yo mismo), firmábamos ante notario la Creación de la Fundación Baile de Civilizaciones.

Baile: porque, como en el folklore, el pobre, cuando no mata, baila (E. Mendoza) y  porque sólo el instante me conoce (F. Pessoa) y el instante está en el baile (T.S. Eliot)

De: porque todo se lo debemos al alma que se nos recreó en las ciudades

Civilizaciones: conjunto de ciudades, miríada de almas, creadas en las calles y plazas de las ciudades a las que pertenece el alma nuestra, que nos identifica.

 

El 23 de Febrero, por atizar la nostalgia del porvenir fraterno y libre, que aquel nefasto  23f del 81 pretendió  fundirnos  en negro.

Una doble causa: La Cátedra de Ciudadanía y el lenguaje del teatro

Una plaza: El Mediterráneo, el Mar Mediterráneo, el Mare Nostrum

Una butaca donde descansar el alma: El Gran Teatro Cervantes de Tánger.

 

La Fundación  Baile de Civilizaciones fue concebida por un parlamentario de España, nostálgico del Tiempo Andalusí, inspirado en que “Alá nos hizo  distintos y de distintos pueblos para que pudiéramos conocernos nosotros  y amarnos todos” (Ibn Árabi).

Pasado los cinco años, no se cierra la causa, que la perseguiré con la fuerza que persigo el porvenir, mas sí se cierra el contexto fundacional. No somos fundación, seremos colaboradores de quienes consideren la necesidad de rehabilitar el Gran Teatro Cervantes de Tánger (1913), cuyo reestreno me tiene comido el seso.

En el quinto aniversario de la Fundación Baile de Civilizaciones. He dicho

Manuel Pérez Castell, Presidente.